Constitución Política de Colombia

Título I: De los principios fundamentales

ARTÍCULO 1o. Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.

Concordancias. Artículos: 2, 4, 10, 40, 114, 150, 188, 209, 286, 287

Comentario ecológico

Producto de la Constitución Política de 1991, los recursos naturales se miran … previendo la participación efectiva de la comunidad en el diseño, formulación, ejecución y seguimiento de los planes y programas de desarrollo.

De acuerdo con lo anterior, se consagran derechos y deberes de los ciudadanos en la preservación y protección de los recursos naturales y el ambiente de su territorio y la vigilancia a través de las veedurías ciudadanas para la conservación de un ambiente sano.

Las veedurías ambientales deben procurar el logro del bienestar colectivo, que es un objetivo de primer orden, y por lo tanto, toda la ciudadanía debe participar en esa búsqueda. (GONZALEZ ARANA, 2006)

Tratándose de una democracia participativa, la inspiración Roussoniana del término “interés general”, permite anotar que cuando  se trata de aplicar regulaciones ambiéntales, la “voluntad general” o interés general no puede ir en la búsqueda del interés particular de ningún miembro del conglomerado social.

ARTÍCULO 2o. Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo.

Las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias, y demás derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares.

Concordancias. Artículos: 1, 4, 40, 83 al 95, 103, 188, 366

Comentario ecológico

Este artículo que determina los fines esenciales del estado, no incluye ningún término de carácter ambiental, pero todo su contenido implícitamente así lo determina.

Podrá promoverse la prosperidad general de una comunidad, garantizarse  la participación de todos en las decisiones que los afectan, lograrse el mantenimiento de la integridad territorial, conseguirse la convivencia pacífica, o garantizarse la protección de la vida y demás derechos y libertades, si no se  garantiza en primer lugar la protección de los recursos naturales de un país y si no se aplican políticas de desarrollo sostenible?

La respuesta negativa es indiscutible, pues ningún derecho humano puede ser garantizado en un medio ambiente profundamente alterado

ARTÍCULO 3o. La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece.

Concordancias. Artículos: 4, 40, 103, 113, 133

ARTÍCULO 4o. La Constitución es norma de normas. En todo caso de incompatibilidad entre la Constitución y la ley u otra norma jurídica, se aplicarán las disposiciones constitucionales.

Comentario ecológico
La Carta Política como norma de normas establece preceptos de protección ambiental que deben prevalecer sobre toda norma jurídica que agreda tales principios.

Es deber de los nacionales y de los extranjeros en Colombia acatar la Constitución y las leyes, y respetar y obedecer a las autoridades.
Concordancias. Artículos: 1, 2, 3, 41, 95, 114, 150

ARTÍCULO 5o. El Estado reconoce, sin discriminación alguna, la primacía de los derechos inalienables de la persona y ampara a la familia como institución básica de la sociedad.

Concordancias. Artículos: 11 al 42

Comentario ecológico

El derecho a disfrutar y vivir en un ambiente sano debe ser considerado como un derecho humano básico, prerrequisito y fundamento para el ejercicio de los restantes derechos humanos, económicos y políticos” (Borrero Navia, 1994)

El desarrollo jurisprudencial de preceptos que tienen relación con los derechos fundamentales del individuo, ha encontrado muy frágil la frontera entre el derecho a la vida y la vulneración de los derechos colectivos de carácter ambiental.

“ante la realización de una actividad económica que pueda producir contaminación del medio ambiente, cuando resulten ineficaces o insuficientes los controles que por ella misma corresponde implantar, como aquellos radicados en las autoridades competentes para mantener las condiciones básicas ambientales que permitan preservar la calidad de vida y proporcionar un bienestar general, se vulnera el derecho fundamental a la intimidad personal y familiar de quienes resulten afectados por la contaminación, en virtud del injusto detrimento contra el derecho a gozar de un ambiente sano y de otros derechos conexos.

El incumplimiento de las normas sobre mantenimiento de la calidad del aire conlleva, en consecuencia, además de una vulneración de deberes internacionales, un desconocimiento del derecho colectivo al ambiente sano y los individualizables de la vida y la salud, entre otros. (C. Const. Sentencia T-203/10 MP: N. Pinilla Pinilla)

ARTÍCULO 6o. Los particulares sólo son responsables ante las autoridades por infringir la Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por la misma causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones.

Concordancias. Artículos: 4, 89 al 92, 95, 124, 150, 198

Comentario ecológico
Este artículo delimita el desorden social de los administrados exigiendo su sometimiento a cumplir la Constitución y las leyes; de igual manera prevé el abuso de autoridad y desbordamiento despótico de los funcionarios y empleados públicos, cuando, además de obligarles a igual cumplimiento, les responsabiliza de incurrir en omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones. Axioma normativo de nuestro ordenamiento que exige el conocimiento del marco legal en el cual se desempeña la función pública no solamente respecto de un determinado puesto de trabajo sino de todo el ordenamiento en el que se contextualiza el servicio.

ARTICULO 7o. El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana.

Concordancias. Artículos: 10, 63, 68, 72, 176

Comentario ecológico

El reconocimiento y protección a la diversidad étnica y cultural implica de por si la protección de las transversales ambientales que gestan tal diversidad. El  sujeto de los derechos que protege la constitución implica su contextualización en las circunstancias ambientales, culturales y étnicas que determinan lo especial de su individualidad.

La Corte Constitucional en sentencia T – 523 de 1997, expresó: ”El reconocimiento constitucional de la diversidad étnica y cultural responde a una nueva visión del Estado, en la que ya no se concibe a la persona humana como un individuo abstracto, sino como un sujeto con características particulares, que reivindica para sí su propia conciencia ética. Valores como la tolerancia y el respeto por lo diferente, se convierten en imperativos dentro de una sociedad que se fortalece en la diversidad, en el reconocimiento de que en su interior cada individuo es un sujeto único y singular, que puede hacer posible su propio proyecto de vida”

ARTICULO 8o. Es obligación del Estado y de las personas proteger las riquezas culturales y naturales de la Nación.

Concordancias. Artículos: 2, 95 numeral 8º.

Comentario ecológico

Todos tenemos responsabilidad en la magnitud del  problema ecológico: la tala de bosques, la destrucción de las capas de líquenes y musgos en los páramos, el agotamiento de las fuentes de agua, la contaminación atmosférica, etc., tienen su génesis en comportamientos cotidianos de los asociados, razón por la cual la norma suprema establece en este artículo la protección de nuestras riquezas naturales como un deber, tanto del estado como de todos los asociados.

Sin embargo, “La responsabilidad final recae sobre el Estado, que a través de todos los medios económicos posibles propenderá por el cumplimiento de su obligación de… proteger las riquezas culturales y naturales (RUEDA BARRERA, 2007, pág. 57), so pena de resultar responsable extracontractualmente de los daños particulares por afectación de derechos fundamentales., con el consecuente detrimento del  erario público que es de todos.

También es deber de todos respetar y acatar el pensamiento y costumbres que configuran nuestro patrimonio cultural, dentro del cual la identidad de respeto al medio ambiente tiene fundamento atávico.

ARTICULO 9o. Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los principios del derecho internacional aceptados por Colombia.

De igual manera, la política exterior de Colombia se orientará hacia la integración latinoamericana y del Caribe.

Concordancias. Artículos: 1, 3, 96, 212, 227

Comentario ecológico

¿Cuál es el ejercicio de soberanía en nuestras relaciones internacionales, cuando permitimos penetración de tecnología contaminante y  aplicamos políticas de seguridad y desarrollo que arrasan con las riquezas de nuestro territorio?

Suscribimos tratados internacionales que legalizamos con las correspondientes leyes de la república pero nuestras políticas de desarrollo regional y municipal adolecen de  directrices concordantes con esos compromisos. ¡Cuánto hemos fallado en la integración latinoamericana y del Caribe al atacar nuestra plataforma de recursos naturales!

Corte Constitucional, sentencia C-474 de 2003 “9- Como ya se recordó, ciertos bienes, que tienen especial protección constitucional, como aquellos que integran el patrimonio arqueológico y cultural de la Nación, son inembargables, inalienables e imprescriptibles (CP art. 63 y 72). Esta Corporación ha explicado esos atributos, en los siguientes términos:

“a) Inalienables: significa que no se pueden negociar, esto es, vender, donar, permutar, etc.

b) Inembargables: esta característica se desprende de la anterior, pues los bienes de las entidades administrativas no pueden ser objeto de gravámenes hipotecarios, embargos o apremios.

c) Imprescriptibles: la defensa de la integridad del dominio público frente a usurpaciones de los particulares, que, aplicándoles el régimen común, terminarían por imponerse   por el transcurso del tiempo, se ha intentado encontrar, en todas las épocas, con la formulación del dogma de la imprescriptibilidad de tales bienes (Cfr, GARRIDO FALLA, Fernando. Tratado de Derecho Administrativo. Volumen II. Novena edición. Editorial Tecnos. Madrid. 1.989, pág. 405 y ss.). Es contrario a la lógica que bienes que están destinados al uso público de los habitantes puedan ser asiento de derechos privados, es decir, que al lado del uso público pueda prosperar la propiedad particular de alguno o algunos de los asociados.”

10- Conforme a lo anterior, un bien que integra el patrimonio arqueológico y cultural de la Nación, al ser inalienable, no puede ser negociado, ni vendido, ni donado, ni permutado. Por consiguiente, si la expresión acusada autorizara la transferencia de los particulares, a título de recompensa, de bienes que integran ese patrimonio, entonces sería inexequible. Procede pues la Corte a examinar si esa disposición desconoce o no el carácter inalienable de estos bienes”.

Nota:

La normatividad internacional ambiental ratificada por Colombia se encuentra en el Capítulo II de esta publicación.

ARTICULO 10. El castellano es el idioma oficial de Colombia. Las lenguas y dialectos de los grupos étnicos son también oficiales en sus territorios. La enseñanza que se imparta en las comunidades con tradiciones lingüísticas propias será bilingüe.

Concordancias. Artículos: 1, 7, 68, 189 numeral 21

Comentario ecológico

“Maituui 

Wasüin yootchonwai süinya tü juya e’itüsükaa süchikiru’u

sa’akapünaa tü wüitüshii kasaamalakaa su’utpünaa maituulin soo’u…

je wantaka sünain tü sirumairua pirapiralumuukoo sümaa wuin…

Sünainjee süpootshin akumajaasü wo’upünaa”.

“Calma

Bebemos las gotas de las lluvias ausentes

entre las hierbas frescas de la calma…

y encontramos las profundas nubes de agua que guarda la tierra…

De su barro se forja nuestro rostro” (APÜSHANA, 2010, pág. 36 y 37)

Agregar comentario

Clic aquí para publicar un comentario